La carretera, infraestructura crítica en el estado de alarma

12.000 operarios de conservación de carreteras trabajan para mantener la movilidad y garantizar la llegada de los suministros sanitarios y de alimentación

En las carreteras españolas, 12.000 operarios de mantenimiento y conservación continúan realizando su labor durante el estado de alarma con el objetivo de mantener la movilidad y garantizar los traslados de los suministros sanitarios y de alimentación que nuestro país necesita en estos momentos. La Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras, ACEX, recuerda que estos trabajadores realizan un servicio público básico para asegurar las comunicaciones en a red vial.

 

El sector ha reforzado las medidas de seguridad necesarias para proteger la salud laboral de los operarios de conservación, tras la declaración del estado de alarma para la gestión de la situación ocasionada por el COVID-19.

Mantener las condiciones de movilidad en las carreteras para poder asegurar el transporte y abastecimiento de las poblaciones es hoy un imperativo, para lo que es imprescindible el establecimiento de servicios mínimos y retenes que garanticen la vigilancia y el perfecto estado de la red de carreteras, las comunicaciones y la atención a posibles incidencias, así como el control de túneles y la vialidad invernal, en caso de existir predicciones de temporal.

Las infraestructuras contribuyen de forma decisiva al desarrollo social y económico de un país, y son claves en un momento como el actual. El estado de alarma establece que la carretera es una infraestructura crítica y los operarios de conservación, con todas las medidas de seguridad implementadas, colaboran a mantener la movilidad y seguridad de los transportistas y a facilitar con ello el abastecimiento de productos de alimentación a los ciudadanos y de material sanitario a los centros de salud. El sector continua realizando su función de servicio público.